Seleccionar página

Los pacientes con celulitis bacteriana presentan una infección bacterial de la piel y tejidos subyacentes. La celulitis bacteriana en muchas ocasiones no tiene causas conocidas, sin embargo, a continuación expondremos una serie de síntomas asociados, posibles causas y tratamiento para que no pase de ser un afección leve de pronta recuperación.

Síntomas de la celulitis bacteriana

Los síntomas de esta afección pueden presentarse en un rango de leve a severo, y se describen a continuación:

  • Piel enrojecida.
  • Hinchazón del área afectada.
  • Calor en torno a los tejidos afectados.
  • Dolor o sensibilidad.
  • Expulsión de sustancia amarilla transparente o pus.

La infección podría extenderse a otras partes del organismo. También podría presentar fiebre, náuseas y sudoración abundante.

Causas de la celulitis bacteriana

La celulitis bacteriana es de común aparición en áreas cutáneas deterioradas o hinchadas debido a distintas causas como:

  • Picaduras de insectos, úlceras o abrasión.
  • Heridas post operatorias en proceso de cicatrización.
  • Erupciones o alergias en la piel.
  • Objetos extraños como trozos de vidrio u otro material no orgánico.
  • Muy frecuentemente es difícil encontrar la causa de la celulitis bacteriana.

Diagnóstico y tratamiento de la celulitis bacteriana

El diagnóstico de la celulitis bacteriana se realiza tomando una muestra de la zona afectada que es inmediatamente enviada al laboratorio para ser analizada. Otras pruebas (según la gravedad de la infección) se realizan mediante pruebas de sangre y radiografías.

Cuando es un caso de afección leve, generalmente se le administran al paciente antibióticos de distribución oral. Pero cuando se trata de casos graves, será necesario incorporar los antibióticos de forma intravenosa para evitar una mayor difusión de la celulitis bacteriana en el organismo.

Un alto porcentaje de pacientes comienzan a recuperarse con el tratamiento en unos días. En casos raros, la celulitis bacteriana puede convertirse en una afección grave al extenderse a tejidos más internos. En esos casos, además de antibióticos más potentes, será necesario realizar una intervención quirúrgica.

Cuidados necesarios para la recuperación

En caso de que el paciente presente un tipo leve de celulitis bacteriana, es probable que no tenga que quedarse internado en el hospital. Aunque el proceso de recuperación sea realizado en su casa, es igualmente importante adoptar ciertas precauciones y cuidados especiales mientras se restablece por completo la salud:

  • Duerme y relájate todo lo que puedas, de esta manera tu cuerpo obtendrá la energía necesaria para luchar contra la infección.
  • Eleva el área afectada para calmar el malestar y reducir la inflamación.
  • Es probable que te sea asignada una cita médica después de dos o tres días para cerciorarse de que el paciente esté experimentando mejoría.

La terapia óptima de una enfermedad comienza con un diagnóstico preciso y rápido por un médico experto. La celulitis bacteriana puede surgir cuando una lesión o inflamación de la piel no se trata adecuadamente. El diagnóstico se basa en la presencia de cambios focales característicos en la piel y los tejidos blandos junto con un historial de apoyo, que incluye episodios previos de celulitis. Los antibióticos se utilizan para tratar la infección, que generalmente sana en 3 a 4 días.