Seleccionar página

Perder peso es uno de los objetivos de muchas personas alrededor del mundo. Durante mucho tiempo han aparecido miles de métodos que prometen efectividad y rapidez a la hora de eliminar el exceso de grasa del cuerpo.

Dietas y procedimientos clínicos han acaparado la atención del objetivo de obtener el cuerpo ideal. Sin embargo, muchas de ellas acaban careciendo de efectividad con la recuperación de la grasa en el cuerpo y generando un efecto rebote. Recientemente ha aparecido una técnicas llamada la criolipolisis; un método que promete resultados a corto plazo, eliminando, además, la posibilidad de recuperar el peso perdido.

Criolipolisis: un procedimiento no invasivo para eliminar la grasa

La eliminación de grasa localizada ha sido una lucha constante que se ha logrado en parte con procedimientos como la liposucción. No obstante, aunque sus resultados en general no son negativos, implica algunos riesgos que no están presentes en un método como la criopolisis.

La criopolisis se trata de un procedimiento dermatológico que persigue la eliminación de la grasa corporal localizada, aplicando un descenso de temperatura que va de los 0 °C a los -4 °C. Para ello, la criopolisis usa un dispositivo con forma de placa que sostiene zonas específicas de la piel con grasa localizada, donde se aplica una bajada de temperatura, favoreciendo un proceso de eliminación natural de las células grasas.

De esta manera, después de realizar la cantidad de sesiones recomendadas (generalmente de una a tres) se inicia un proceso de destrucción de las células grasas que se mantiene hasta 4 meses, logrando que los adipocitos disminuyan su tamaño hasta eliminar la grasa de las zonas tratadas.

La criolopolisis es indolora y no invasiva

Dentro de las principales ventajas de criopolisis se encuentra su carácter no invasivo. En ese sentido, se trata de un procedimiento que no afecta a ninguna función de nuestro organismo, ni genera efectos rebote en la grasa perdida por su aplicación. Además de esto, se trata de un procedimiento indoloro que no limita en absoluto las actividades del paciente.

Adicionalmente, sus resultados están garantizados y son permanentes, ya que, a diferencia de otras técnicas como la cavitación y la radiofrecuencia que solo disuelven la grasa, la criopolisis se encarga de eliminarla de manera irreversible.

Teniendo en cuenta que los procedimientos actuales para la eliminación de grasa localizada, podrían comprometer nuestra salud por su carácter invasivo, además de ofrecer resultados efímeros, la criopolisis es una manera muy efectiva y testada de erradicar el exceso de grasa corporal. Con la aplicación de una a tres sesiones y al cabo de 6 semanas, se hacen evidentes los resultados tras el proceso de eliminación natural que son favorecidos por las bajas temperaturas aplicadas.

Se trata de un procedimiento orientado tanto a hombres como a mujeres que tengan excesos de grasa. La criopolisis no pone en riesgo la salud del paciente y tampoco limita sus actividades, de modo que, después de cada sesión puede continuar con su actividad como de costumbre, sin ningún tipo de consecuencias.