Seleccionar página

Si nuestros cuerpos pudieran hablar, nos suplicarían vitaminas orgánicas y auténticas ya que nuestro organismo fue diseñado naturalmente para crecer en base a una dieta totalmente natural, consumiendo alimentos completamente libres de químicos y aditivos perjudiciales.

Esa es la esencia de las vitaminas cultivadas orgánicamente: se “cultivan” como un alimento completo, no se fabrican en un laboratorio. Se cultivan de acuerdo con los protocolos certificados de alimentos orgánicos para que puedas estar seguro de que estás alimentando a tu cuerpo con nutrientes completamente puros, no químicos.

Nutrientes alimentarios naturales contra productos químicos aislados

Los alimentos integrales orgánicos ofrecen beneficios óptimos para la salud. Esto incluye semillas, nueces, legumbres, frutas, granos y vegetales. La estructura compleja de los nutrientes y vitaminas que se encuentran en estos alimentos no se puede reproducir en un laboratorio.

Es como si le pidieras a alguien una zanahoria y te dieran una pastilla de beta caroteno. La zanahoria te dará un espectro completo de nutrición que tu cuerpo sabe cómo descomponer y usar de forma natural. Por otro lado, la píldora ofrece a tu cuerpo una vitamina aislada y sintetizada químicamente.

La aparición de las vitaminas orgánicas

Sabemos que una dieta rica en frutas y verduras se asocia con la reducción del riesgo de muchas enfermedades crónicas relacionadas con el envejecimiento, como el cáncer, las enfermedades cardiovasculares, los accidentes cerebrovasculares, la enfermedad de Alzheimer, la osteoporosis, y la diabetes.

La mayoría de nosotros podemos incorporar más frutas y verduras a nuestra dieta, pero el problema no es solo una mala elección de alimentos. El estrés, problemas de digestión, enfermedades y ciertos medicamentos también pueden crear deficiencias nutricionales. Cuando este es el caso, la comida no es suficiente y necesitamos complementos para obtener los nutrientes que necesitamos para mejorar la salud y el bienestar.

Por esta razón fueron creadas las vitaminas orgánicas. Las vitaminas orgánicas son similares a las que se encuentran en los alimentos y no se obtienen de forma sintética. Las vitaminas orgánicas son complementos totalmente naturales formados por la integración de vitaminas y minerales en la estructura organizativa de la levadura, lo que garantiza una gran biodisponibilidad de nutrientes para el organismo.

El poder de la sinergia

Se cree que los efectos sinérgicos de las vitaminas orgánicas son equiparables a las potentes actividades antioxidantes y los efectos beneficiosos para la salud que vemos en las dietas ricas en frutas y verduras. Ningún antioxidante sintetizado químicamente puede reemplazar la combinación de fitonutrientes naturales en frutas, verduras y vitaminas orgánicas para lograr beneficios para la salud debido a que la suma total es mayor que sus partes.

Las vitaminas orgánicas están diseñadas para funcionar en sinergia con la capacidad natural de tu cuerpo para regenerar su salud y bienestar, produciendo un cambio perceptible en el bienestar del organismo. Cuando tus células no están bien nutridas, reclaman más, haciéndote sentir malestar e incomodidad. Pero cuando las alimentas exactamente con lo que necesitan, tu cuerpo vibra con salud y vitalidad. Eso es lo que una auténtica vitamina y mineral debe hacer por ti. No te conformes con menos, tu cuerpo sabe la diferencia y se merece lo mejor.